{"dots":"false","arrows":"true","autoplay":"true","autoplay_interval":"3000","speed":"400","design":"prodesign-14","rtl":"false","loop":"true","slidestoshow":"5","center_padding":0,"slidestoscroll":"1","centermode":"false"}

BIKINI BODY II

Este post es un post muy personal, en el que os voy a contar las claves y los pilares de una de las facetas de mi vida, y hablo de facetas porque pienso que las personas, no sólo yo, estamos construídas a traves de la multitud de tareas a las que nos dedicamos: vida personal, familiar, trabajo, deporte, ocio…

Ayer en Instagram os hablaba de la Resiliencia. Y es que yo soy el producto de mi personalidad, de mi formación, de mis experiencias, mi aprendizaje y mis vivencias. Para mí las adversidades me construyen, no me destruyen, y eso es algo que he aprendido con el tiempo. Desde pequeña (y aún ahora quizá me queden vestigios) siempre he sido una persona con un carácter muy marcado y una personalidad fuerte, con un sentido de la justicia y de la lealtad muy arraigado y eso es algo que me ha producido mucho sufrimiento. Me casé muy joven y tuve una separación muy traumática, y tuve que aprender a salir adelante sola con dos bebés muy pequeños. Llevaba mucho tiempo muy confundida, arrastrando problemas de salud, durmiendo mal por las noches, y eso afectaba a mi rendimiento en el trabajo y fundamentalmente me afectaba a nivel emocional y personal, hasta que descrubrí el deporte como forma de vida.

Nunca he sido una persona obesa ni con sobrepeso, aunque mi tercer embarazo me trajo 30 kilos de regalo de más, pero enseguida volví a “mi ser”, pero por supuesto nada es gratuito y me sentía floja, falta de energía… Me daba vergüenza enseñar mis piernas y mi abdomen, porque siempre había vivido de las rentas y habia sido una chica “llamativa”. Esto me trajo problemas de inseguridades personales y también de pareja.

Comenzar a correr para mí fue todo un descubrimiento, transformó mi cuerpo completamente, pero también mi mente, mi forma de enfrentarme a la vida, me ayudó a ser más independiente, a sentirme viva y libre. Esto es cosa de otro post, pero ya os contaré como el ejercicio, lejos de cansaros, puede ser una herramienta para daros energía y vitalidad, sobre todo practicándolo en horas clave.

Pero hoy lo que os quiero contar es cómo consigo, hoy por hoy, estar delgada, definida y dura… con un cuerpo firme en pleno verano a pesar del ritmo de vida que llevo, mi pasión por la comida y mi falta de tiempo. Antes de nada quiero decir que no soy nutricionista, y que os voy a dar unas claves que a MÍ me funcionan, y a la vista están los resultados, después de haber cumplido los 30 y con tres hijos.

  1. Haz ejercicio cardiovascular al menos 3/4 veces a la semana por un tiempo de NO menor a los 35 minutos. Yo corro 5 días a la semana y entreno fuerza uno adicional. Si no te gusta correr puedes recurrir a la comba, la bicicleta estática o elíptica o al remo.
  2. Combina este ejercicio con trabajo de CORE, brazos y piernas, alternándolos por días. Por ejemplo, si corres los martes 35 minutos, haz 30 fondos en un banco al terminar en 3 series de 10. Os dejo unas fotos de ejercicios sencillos, pero podéis linkar en mi Pinterest, donde tengo guardadas multitud de tablas.
  3. Evita las carnes rojas, los azúcares refinados y la bollería industrial. Come carnes magras de pollo o ave, endulza con miel o sirope de ágave, y haz tu propia repostería (ya tendremos para otro post).
  4. Si sales a comer fuera come pescados o mariscos, evita las frituras y si pides entrantes, que sean verduras o ensalada. Yo siempre pido postre, pero siempre compartido, y mi truco es probar una cucharada, de forma que estimulo mi paladar y quedo plenamente satisfecha. No evites los caprichos, sólo te generará más ansiedad. Ante todo y sobre todo DISFRUTA de tu ocio.
  5. No bebas alcohol de forma regular o excesiva. Es puro azúcar malo para tu organismo y te intoxica mente y cuerpo. Tampoco te prives de hacerlo pero siempre con moderación.
  6. Si te has pasado un día, sal a entrenar al día siguiente. No es necesario que te mates corriendo o saltando durante dos horas, un entreno intensivo de intervalos corto pero de calidad, te ayudará a quemar el exceso de grasa que hayas consumido. Puedes hacer multitud de tablas en casa en poco tiempo que son súper efectivas y te ayudarán a tonificarte y tener un cuerpo firme.
  7. Mantén una regularidad. Eso te ayudará no solo a mantener tu peso, sino también a sentirte mejor contigo mismo.

Esas son mis claves, y aquí tenéis los resultados. La semana que viene os cuento cómo empezar a correr, que sé que sois much@s los que estáis interesados. Besitos y nos vemos muuuy pronto!

 

Compartir

2 comentarios en “BIKINI BODY II

  1. Estas perfecta! Es increible, no me imaginaba verte con 30 kilos de más pero mereció la pena traer al mundo a esa preciosidad de nena. El bikini es brutal, tu cuerpo es perfecto y esa sensualidad la trasmites con la mirada.❤

    • Muchas gracias cielo! Fue una cuestión de complicación del embarazo… pero ya ves que todo es posible. La mirada es algo innato, aunque no todo el mundo sabe apreciarlo. Mil besos mi niño!!!

Deja un comentario